Buscar
  • Lilibeth Gutierrez

¿Sabías que hay algo que no puedes dejar de hacer?

Actualizado: 28 oct




A lo largo de la vida estamos en una constante elección, levantarme temprano o dormir un poco más, escuchar música o leer un libro, ir a un cumpleaños o quedarme en casa, comer pizza o hamburguesa, ponerme una camisa blanca o una verde, estudiar contaduría o psicología, ser emprendedor o trabajar en una empresa multinacional.


Si hay algo que no podemos dejar de hacer en la vida, es dejar de decidir por pequeñas o grandes que sean las situaciones, en todo momento estamos expuestos a diferentes opciones que nos exigen una decisión. Pero ¿Qué pasa cuando estas decisiones pueden marcar un rumbo muy importante en la vida y llegan a tener un impacto trascendental?

Emociones que aparecen frente a la toma de decisión

Miedo: por temor a equivocarte en la elección

Incertidumbre: por no poder controlar lo que resulte de la decisión

Duda: por desconocer lo que viene

Ansiedad: por no querer defraudar a quienes amas con esa elección


Cuando estamos en presencia de una decisión importante como lo puede ser elegir una carrera universitaria o elegir un trabajo, es muy importante poder contar con una orientación vocacional y profesional que permita tomar decisiones más fundamentadas y que generen tranquilidad en el individuo. El autoconocimiento y explorar del mundo interior de cada uno será fundamental para eso.


La Orientación Vocacional y Profesional en contextos educativos


Existen dentro del diseño curricular, ejes que permiten desarrollar distintas conocimientos, habilidades y competencias en en el individuo, para que pueda descubrir su vocación.

El transito y exposición por contenidos desde las distintas áreas del saber, le permiten a la personas conocer en que son buenas y cuales son sus destrezas y áreas de mejora. En esta etapa académica de los últimos dos o tres años de la secundaria, es vital el acompañamiento de profesionales en el área de orientación que les permitan canalizar las inquietudes que surjan en el proceso de elección la carrera universitaria u oficio a la que le gustaría optar. Se hace necesario basarse en las aptitudes con las que cuente el individuo, cuales son las capacidades con las que cuenta y muy importante acompañarles en el proceso de autoconocimiento para identificar su vocación.


Por otra parte la oferta académica de las universidades, planes de profesionalización terminan siendo un elemento sumamente importante a la hora de decidir. En este sentido se hace indispensable, el apoyo y desarrollo de programas desde las instituciones educativas que fomenten una toma de decisión consciente que no solo considere lo académico sino otros elementos importantes para descubrir la vocación. Siendo fundamental enseñar al alumno a aprender a elegir, desde sus intereses, potencialidades y haciendo un balance entre la intuición y la razón, para que sus decisiones no sean desde la impulsividad sino desde la reflexión y teniendo en cuenta su propósito de vida.




Existen teorías que ayudan a este proceso como la teoría de Holland, que categoriza la personalidad, dándole elementos a la persona de acuerdo a sus rasgos para su orientación vocacional y profesional. Desarrolla seis tipo de personalidad:


-Realista: son hacedores, les gusta llevar a cabo tareas con maquinarias y herramientas.

-Investigador: Les gusta desafiar su mente, el análisis y resolución de problemas complejos.

-Convencional: sigue lineamientos y normas, cumplimiento estricto de estándares y que tengan muchas reglas.

-Artística: trabajan independiente apasionadas por el arte y toda expresión artística, expresan sus ideas a través de formas, gráficos y diseños.

-Emprendedora: se orienta hacia el alcance de objetivos y le gustan los proyectos, grandes rasgos de liderazgo.

-Social: talento para comunicarse con los demás, gusto por ayudar y servir.


De acuerdo al tipo de personalidad son afines ciertas carreras y oficios como se puede apreciar a continuación:






La Orientación Vocacional y Profesional en contextos laborales


Cuando se habla del plano laboral, el proyecto de vida y vocación tiene un peso indiscutible, la realización del individuo desde lo personal, profesional, afectivo y económico, van a trazar un mapa de lo que laboralmente espera la persona, sin embargo, también existen factores externos que entran en juego y que van a incidir en la elección laboral ya que son considerados por el individuo a la hora de optar por un trabajo o cambiar a otro, con condiciones mas favorables desde su percepción.


La capacitación permanente en los contextos laborales va a permitir un desarrollo formativo que prepara al individuo para aspirar mejoras en su desempeño laboral y así en las oportunidades de trabajo que se le presente.


Cuando hablamos de la inserción en el mundo laboral se hace necesario propiciar espacios en donde se puedan evidenciar cuales son las ofertas que existen o las plazas de trabajo en las que pudiera optar la persona. Existen ferias de empleo, presenciales o virtuales que permiten la interacción entre los profesionales y las empresas para que desde esa conexión se satisfaga la necesidad de ambos actores. En ese mismo sentido, existen jornadas de reclutamiento por parte de las organizaciones que brindan la posibilidad de nuevos empleos.


Una vez la persona comienza a desarrollarse en la organización, de acuerdo a su desempeño y compromiso comienza a crecer y tiene una ruta de ascenso que le permite ampliar sus competencias y conocimientos, fortaleciendo así su perfil profesional.


Variables externas para elegir un trabajo


Las necesidades del mercado, los proyectos de desarrollo de las ciudades, planes de gobierno, remuneración económica, los avances tecnológicos, son algunas variables que van a proporcionar datos relevantes en la elección de un puesto de trabajo.


Ahora bien, es fundamental comprender que con la evolución de la humanidad, a lo largo de la historia han aparecido nuevos oficios y trabajos que de cierta forma abren el abanico de posibilidades laborales y así mismo tienden a desaparecer trabajos que ya no tienen cabida en los espacios productivos, tal como lo hemos podido ver con la automatización de procesos y nuevas tecnologías.


Valdría la pena que nos preguntáramos como se puede optimizar el uso de estas nuevas tecnologías como la inteligencia artificial, en favor de poder crear modelos de aprendizajes automatizados producto de contrastar las variables internas del individuo como habilidades, talentos, intereses, competencias, gustos y vocación, con variables externas de necesidades del mercado actuales y también proyecciones a futuro, logrando así una orientación más adecuada al individuo que considere su pasión y propósito de vida y sea viable en su actuación profesional, Tal como lo plantea Ivannia Arroyo mujer líder en el área de Mejora Continua e Innovación:





Sin duda alguna el proceso de elección en nuestras vidas es inevitable, por lo que es una responsabilidad individual profundizar en nuestro autoconocimiento, para que la información recibida desde el contexto educativo o profesional no sea el criterio de selección con mas peso en la toma de decisión, sino que vaya acompañado con la consciencia de nuestro propósito de vida y el aporte que podemos brindar en el espacio que habitemos.


Por Lilibeth Gutiérrez

4 visualizaciones0 comentarios